jueves, 7 de febrero de 2013

¿Cuándo saber si eres un runner?

A vuelapluma escribo una serie de momentos en los que uno puede darse cuenta si es un runner. No es nada científico, pero muchos síes denotarán que lo somos (o aún no). Os agradezco vuestra colaboración.


  • Cuando cuatro mallas largas y cuatro cortas no son suficientes.
  • Cuando lo primero que echas en la maleta son las zapatillas y la ropa deportiva.
  • Cuando una población de calcetines deportivos ha colonizado el cajón de la ropa interior.
  • Cuando sueñas con correr.
  • Cuando sueñas corriendo.
  • Cuando le pides a los Reyes las consabidas zapatillas en lugar de la consabida corbata o el consabido esmarfon.
  • Cuando le dices al dependiente de la zapatería que tu pisada es neutra.
  • Cuando te escandalizas porque unos zapatos sin amortiguación puedan costar más de 60 pavos.
  • Cuando contemplas la ropa que llevabas hace pocos años y te preguntas ¿realmente me metía yo sólo ahí o con alguien más?
  • Cuando la ropa que te pones es “slim fit”, otrora “de maricón de playa”.
  • Cuando te aprietas un chuletón sin remordimientos porque el día siguiente lo arreglas con tres kilómetros más.
  • Cuando al paso de una bella moza (o tierno efebo) te fijas tanto en su bella estampa como en su técnica de carrera.
  • Cuando el tiempo sólo influye en la ropa que te pones al correr.
  • Cuando te acercas a la sección de deportes “a ver qué hay”.
  • Cuando disfrutas del amanecer, del atardecer, del aire en la cara, de la nieve, del agua o del olor de la primavera.
  • Cuando se te pone la carne de gallina con la animación del público en una carrera.
  • Cuando catalogas como juegos (y no deportes) a tonterías como el pádel o el golf.
  • Cuando eres capaz de tener, usar y gastar dos ó tres pares de zapatillas a la vez.
  • Cuando no cumples años sino maratones.
  • Cuando te das cuenta de que sigues un ritual antes de correr.
  • Cuando te emocionas viendo el maratón de los Juegos Olímpicos y explicas porqué es la última prueba aún a pesar de que poca gente se dé cuenta de su simbolismo.
  • Cuando los enanos te retan a una carrera.
  • Cuando la ropa color fosforito no te parece un canteo.
  • Cuando las velocidades las mides en minutos por kilómetro y no kilómetros por hora.
  • Cuando se te va la pinza en los rodajes y te das cuenta que llevas más de la cuenta y estás a seis kilómetros de casa.
  • Cuando las “carreritas” te las pegas por gusto y son en kilómetros y no unos metros para coger el metro.
  • Cuando has asentido repetidas veces al leer esto y te has reído.
  • Cuando se te ocurren muchas más razones y las comentas.
  • Cuando no corres para adelgazar sino que adelgazas para correr.
  • Cuando no te molesta el olor del réflex y piensas que incluso puede resultar atractivo.
  • Cuando la farmacéutica te mira taquicárdica cuando le pides otra vez un bote de vaselina sin perfumar de los grandes.

13 comentarios:

  1. De las mejores entradas que he leído ultimamente, en efecto he asentido repetidas veces, joder creo que he asentido en el 99 %.

    Me quedo con la de: Cuando no cumples años, sino maratones...

    Simplemente.... Genial !!!

    ResponderEliminar
  2. "Cuando le pides a los Reyes las consabidas zapatillas en lugar de la consabida corbata o el consabido esmarfon."

    "Cuando disfrutas del amanecer, del atardecer, del aire en la cara, de la nieve, del agua o del olor de la primavera.
    Cuando se te pone la carne de gallina con la animación del público en una carrera."

    "Cuando el tiempo sólo influye en la ropa que te pones al correr."

    "Cuando te das cuenta de que sigues un ritual antes de correr."

    "Cuando las velocidades las mides en minutos por kilómetro y no kilómetros por hora."

    Pero me quedaría con todas, una genial entrada, la mayoría de veces solo nos ponemos a escribir sobre correr cuando hay entrenos de por medio y perdermos la oportunidad de escribir entradas "filosoficas" como esta.
    La próxima le toca a Javi... si si, al de arriba.
    A favoritos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je, je. gracias. Para mí el quid de la cuestión está en disfrutar del camino (correr) y no del destino (una marca, una carrera). A ver si Javi recoge el guante ;)

      Eliminar
    2. Disfrutar del camino... y nada mas. Uno solo puede callarse ante una razón tan absoluta como esa.

      Eliminar
    3. La peli de "Cars" tiene mucha filosofía. Q pena q Pixar sea ahora de Disney.

      Eliminar
  3. Me ha encantado la entrada y he asentido y reído en casi todas. Lo del color fosforito es verdad, cuando vas vestido de runner todo ese colorido tiene un pase, te lo digo yo que llevo unas zapatillas Mizuno de color verde caimán y me parecen "lo más".
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿llegaremos algún día a levar el chándal Camela Way?

      Eliminar
  4. Yo las siguientes zapatillas que me pille serán del color mas llamativo posible porque me encantan, lo malo es que por internet las zapas siempre son las mas normalitas y si quieres las "amarillas fosforitas" mas vale que vayas preparando talegos porque esas ya no son baratas....

    "Cuando contemplas la ropa que llevabas hace pocos años y te preguntas ¿realmente me metía yo sólo ahí o con alguien más?" Y en esto MAS RAZON QUE UN SANTO OIGA

    ResponderEliminar
  5. no, ni mucho menos. y como tengas una pisada "rara" peor. eso sí, las j'hayber pista baratas, baratas oiga. y multitarea, q lo mismo valen para jugar al tenis, hacer trekking, salir de copas q hacer trekking.

    ResponderEliminar
  6. Ropa Slim Fit, antes maricon de playa, jajajaja. Cojonuda.

    ResponderEliminar
  7. Gracia,s Javi. Hacemos cosas q en tiempos no nos hubiéramos palnteado. ¿Vaselina a tutiplén?

    ResponderEliminar
  8. Cuando antes de tirar tus viejas zapatillas les dedicas unas palabras.

    ResponderEliminar