miércoles, 7 de mayo de 2014

Análisis y sensaciones Maratón París 2014.

Prometo que esta es la (pen)última entrada post-maratón París 2014.

Pasada la euforia postmaratoniana toca hacer análisis y recapitular sensaciones.

Sólo he corrido tres maratones y cada vez tengo más claro que no sé nada sobre correr maratones. Y que la mejor forma de aprender es corriendo más maratones. También estoy convencido de que antes o después te entra un pensamiento en verso del tipo “quién coño me manda apuntarme a un maratón; el año que viene se va a apuntar su puta madre; si es que soy gilipollas ¿para qué correr tanto?” o lindezas románticas similares fruto más de la acumulación del ácido láctico que de un pensamiento racional.

Tengo la suerte de no haber tenido lesiones serias hasta ahora (sobrecargas y nada más). También tengo la suerte de que me guste correr. Y también de tener tiempo para correr. Y, sobre todo, tengo la suerte de tener una familia que entiende que me gusta correr y me anima.

Sobre el papel el maratón de París es más”fácil” que el de Madrid. Subrayo lo de sobre el papel porque es muy difícil seguir el manual no escrito del perfecto maratoniano cuando se viaja.

Ese manual tiene un protocolo a seguir que, básicamente se resume así:

1.- Descansar los días previos e hidratarse.
2.- Ingerir hidratos de carbono para acumular el glucógeno que irá haciendo falta durante la carrera.
3.- El día de antes descansar aún más.
4.- Y minucias del tipo no estrenar ropa, untarse vaselina y/o ponerse un esparadrapo en los pezones, preparar la  ropa y la mochila el día de antes…
Como dicen más hijos es más fácil que cagar.

Sin embargo esta manual lo confeccionó alguien que es un cruce entre eremita, rico o residente en un pedregal. Porque un Maratón en París no se merece que descanses el día de antes. Si tienes las mismas inquietudes que una ameba (comer y hacer la mitosis) probablemente lo consigas pero dejar de ver sitios en París por descansar es descabellado.

Después de una Media Maratón a 1:33 en Córdoba en Noviembre pensé que mi tiempo podía estar en torno a 3:40. El perfil era idéntico al de París y la temperatura también, por lo que era factible. Además no me la preparé; de hecho dos semanas antes no tenía pensado correrla hasta que me regalaron el dorsal.

Con un perfil mucho más “benigno” que el de Madrid, sin embargo, empecé a notar que iba flojo mucho antes. Poco después de la Media Maratón, ese punto que define si vas bien o tienes que meter la reductora. En mis dos experiencias anteriores ese punto llegó en el 32 y en el 36. Decidí contemporizar para poder llegar.
Las trampas mentales de “kilómetro a kilómetro” las convertí en “milla a milla”, más benignas en términos numéricos pero mentiras al fin y al cabo. Y es que da lo mismo que digamos “voy bien” (cuando sabemos que no)  que “España va al volver a crecer el 1,50%” cuando venimos de una caída del 20% y cuatro millones de parados más.
Para volver a correr un maratón debemos
 tener un punto masoca porque si no no se entiende que queramos repetir las sensaciones. La euforia que se desborda cuando uno cruza la meta lo puede explicar, y eso es lo que hace grande al maratón.

El “Marathon Blues” no lo sufrí. Al día siguiente, como un campeón, estaba en la Gare de Lyon destino Eurodisney. En un arrebato tuve que salir detrás del pequeño y las piernas de cristal que sentía en las escaleras se curaron; y es que igual que para la resaca lo mejor es una cerveza bien fría para las agujetas nada mejor que una salida en frío digna de Bolt.


Paseos por París. Aprovechando el buen tiempo bocata en las tumbonas de Las Tullerías al ladito de la Rue de Rivoli y en marcha. O en la ribera del Sena. O un crepe en Montmartre. La primavera en París es más primavera. Un paseo largo, sin prisa y sin pausa se asemeja mucho a un rodaje.  Al final pueden salir los mismos kilómetros sin romper el umbral aeróbico pero terminando con la misma sensación. Una Orangina sabe y sienta como una bebida isotónica. Un cervezón al final del día sienta como Dios.

Este maratón no ha sido el que mejor he corrido pero en su conjunto es en el que mejor me lo he pasado. Por todo lo que le rodea, por la ilusión con la que lo preparamos y por cómo lo pasamos después, sin duda, será inolvidable.

18 comentarios:

  1. Estos maratones que no salen como nos gustaría, hacen brillar mas los que salen bien. lo importante es no lesionarse, lo demás viene solo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Creo q se aprende más de estas "dificultades" q cuando te sale todo bien y te piensas q eres la hostia

      Eliminar
  2. Un Maratón siempre es algo muy grande y como eso hay que vivirlo, un viaje a París , los críos a Eurodisney y tu un maratón , esa suma es algo insuperable, a mi te aseguro que ni el crono ni las agujetas puede estropear eso. Y puedes explicar tus vivencias las veces que quieras, nosotros estamos encantados de vivirlas contigo. Felicidades Maratoniano!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!! Desde luego q lo q queda es el recuerdo, q las agujetas no duran nada

      Eliminar
  3. Cada Maratón es un triunfo. Solo con llegar ya eres especial. No todo el mundo tiene la capacidad de entrenarlo y de correrlo/disfrutarlo ese día,... Si te soy sincero, a mí me está encantando todo el análisis que estás haciendo de París. No sé yo si seré capaz de convencer a mi contraria para que el año que viene hagamos una escapadita de corredores enamorados con los niños a la ciudad de la torre Eiffel,... Me estás metiendo el veneno en la cabeza. Jodío!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je... pues está muy bien y seguro q la disfrutáis

      Eliminar
  4. Una gran experiencia sin duda para toda la familia. Es verdad que correr fuera de casa te descuadra bastante todo, pero creo que es una buena idea de vez en cuando dejarse caer por otro maratón y aprovechar para hacer un kit kat de todo.

    A ver si tu próxima escapada es a BCN y podemos coincidir otra vez. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo q cuentan mis compañeros q han corrido en BCN es de lo mejor q hay y por fechas encaja mucho. Ni frío ni calor. Marzo....

      Eliminar
  5. Yo pensaba lo mismo, para entender de maratones hay que correr muchos... pues va a ser que no, lo único que tienen ´todos en común es la distancia ( y tampoco estoy convencido de ello). todos tan distintos y todos tan especiales....
    yo los que he corrido fuera de Madrid.... pues eso voy con la intención de descansar mucho y al final el turismo se encarga de justamente todo lo contrario, pero que leches que nos quiten lo bailao...
    Algo masocas si somos si ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ?..y vete a san sebastian y a hacer marca y no te vayas de pintxos...q te presentas tierno a la salida

      Eliminar
    2. San Sebastián??? calla calla que lo corri hace unos años y creo que probé todos y cada uno de los pinchos y birras para que contar...
      y al final no salío tan mal... me rio yo de la carga de hidratos de los macarrones jijij

      Eliminar
  6. Llego bastante tarde pero ya me he puesto al día con tu experiencia parisina. Lo cuentas tan bien en tus dos entradas que me dan ganas de apuntarme esta ya para la temporada que viene.

    Tu dices que se aprende del maratón corriendo maratones y estoy bastante de acuerdo. Por mucho que entrenemos o que probemos distintos planes para entrenar, la carrera en si es la que te enseña a correr un maratón. Te enseña incluso a tirar por tierra lo aprendido anteriormente.

    PD: El próximo córrelo también fuera, que da gusto mandarte de avanzadilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je...gracias. date prisa q este año cambia el sistema y ponen una especie de loteria como en el resto de maratones "importantes". Le he echado el ojo a un maratón en aranda q el avituallamiento tiene ribera de duero, como no podía ser de otra forma

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Buenas reflexiones, como sigas escribiendo de París a acabaré estrenando e allí. Los maratones son como las mujeres, impredecibles, por eso nos gustan tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias!
      así empecé yo...con una entrada de otro blog. si es q se vende solo...

      Eliminar
  9. Joooo, nos cuentas estas cosas de París que dan unas ganas de ir preparándose para correrla el año que viene! lo has hecho genial y has disfrutado! aunque he llegado un poco tarde, me he encantado releer tus entradas parisinas y solo me queda decirte: FELICIDADES!!!!!

    ResponderEliminar