jueves, 20 de marzo de 2014

Para qué sirve (también) correr


Hay infinidad de razones de salud estéticas por las que es bueno correr. Pérdida de peso, reducción de niveles de colesterol en sangre, incremento de la capacidad respiratoria, tonificación muscular, fortalecimiento del sistema cardiovascular… son unas pocas de las minucias en lo que a las consecuencias sobre la salud.

Otras también claramente visibles son la reducción del nivel de estrés que puede venir motivado por una generosa generación de endorfinas.

Sin embargo, hay otras razones en las que me quiero centrar y son menos evidentes porque son a largo plazo y aplicables en el mundo laboral, y ya se sabe, en nuestra sociedad todo lo que sea mirar más allá de la prima de riesgo de hoy o de las próximas elecciones es un ejercicio quimérico que no queremos realizar.

Para empezar, distingues a los currantes de los encantadores de serpientes, esos que, conforme a sus comentarios, pasarían por ser el hermano pequeño de Gebreselassie salvo por el pequeño matiz del color de la piel. ¿Cuántos runners de estos conocemos? Hagamos memoria y visualicemos al fantasmilla de turno presumiendo de sus logros deportivos, nunca refrendados en competición alguna. O, por otra parte, se autoerigen en la quintaesencia de la mala suerte con sus discretos resultados. “Es que llovía, por eso hice 1h” “pues yo hice 43 minutos con la misma lluvia”. La culpa, como siempre, de los elementos y no del Duque de Alba y su impericia marinera.

Aprendes a separar la paja del trigo, lo anecdótico de lo  categórico. Un “runner” no es “runner” porque vaya vestido como un runner y equipado como si fuese a realizar el Desembarco de Normandía (bayoneta incluida, que uno nunca sabe), con su mp3 con 32 gigas (capacidad para 6.400 canciones, cuando corre media hora), con su GPS, cinturón de hidratación (en el Retiro, por lo visto, no hay fuentes), suplementos energéticos y ropa técnica que sólo llevan Chema Martínez y él. Por supuesto, él no lleva las gafas de Lance Armstrong, sino que es el propio Lance Armstrong el que se compra sus gafas. No; un runner es un tío que corre por el placer de correr. Como dice el publicista Michael Levine “tener hijos no le convierte a uno en padre de la misma forma que tener un piano no le convierte a uno en pianista”.



Pensar en positivo, que no es lo mismo que el pensamiento positivo que nos embarga y que pretende justificar que los que nos mandan lo hacen en virtud de unas capacidades tan escasas que sólo ellos tienen. Nosotros, pobres parias, no las tenemos porque no las deseamos ni ponemos medios para conseguirlas, y si nos va mal es porque queremos. Calvinismo del siglo XXI en estado puro. No, el pensamiento en positivo implica en hacer de la necesidad virtud. ¿Qué hoy no puedes entrenar porque el enano ha pasado una noche toledana con sus 39 de fiebre y el mayor no podía dormir con su dolor de garganta? Pues nada, tómatelo como un descanso. Mañana será otro día, al fin y al cabo lo que estás preparando es un maratón, no un entrenamiento por el parque.

Estrategia a largo plazo, táctica a corto plazo

Unido a lo anterior, cuando nos planificamos una maratón llevamos un bagaje de kilómetros elevado, marcándonos unos hitos a realizar durante cuatro meses. A veces no escuchamos cómo nuestro cuerpo nos avisa de que tenemos el cuádriceps a punto de petar y aún así salimos para no seguir ese programa que nos hemos bajado de Internet. Consecuencia: sobrecarga y una semana en el dique seco por hacer el gilipollas un rato. Cualquiera que haya trabajado por proyectos lo entenderá perfectamente.

Si te haces trampas en el solitario estás engañando a un gilipollas. De nada vale decir que estás preparando un maratón en 3:30 cuando no eres capaz de rodar quince kilómetros seguidos a ese ritmo. Quitar cinco ó diez segundos de boquilla a tus tiempos en los entrenamientos para vacilar a López, el de Presupuestación, sólo te vale para que éste te vacile al adelantarte en la Casa de Campo. Los que trabajan contigo, lo mismo que los que corren contigo, se dan cuenta.

Para conseguir resultados no existen atajos, sólo trabajo bien hecho y constancia. Los suplementos proteínicos esos que te inflan como un globo y que se venden en botes de cinco kilos vienen a ser como el padrino que tira del inepto de turno hasta los altares. Más dura será la caída. ¿Dónde andan ahora la Pajín y la Aído?

Autocontrol y conocimiento de uno mismo. ¿Qué la manada de búfalos tira que se las pela? Tranquilo, hay muchos kilómetros. La carrera pone a cada uno en su sitio, ya los irás pillando. Sólo tú eres consciente de tus posibilidades y limitaciones, no pretendas llegar más lejos de lo que puedes. Si nunca has hecho una serie de un kilómetro por debajo de cuatro minutos ¿para qué coño te pones en el cajón de 40 minutos? Si lo único que has pronunciado en inglés desde el COU ha sido “on”, “off”, “esmarfon”, “interné” o “chámpionlig” ¿por qué coño te empeñas en decir que tienes un nivel “medio” de inglés?. Luego explícale EN INGLÉS a tu nuevo jefe, que es un redneck de Idaho, eso de que tienes un nivel medio de inglés. Medio, sí, medio gilipollas.

Hay que salir llorado de casa. Esta es una de mis frases preferidas. Me tocan los cojones la gente que está todo el puto día llorando por cualquier cosa, como si los demás tuviésemos que entender el genocidio que supone que en su empresa sustituyan el papel higiénico de Scotex por uno de marca blanca. Esto lo escribo para preceder al axioma runner de que llueve, nieva, hace frío o calor cuando uno corre, y no al revés. Cuando nos quejamos de todo es que tenemos un problema con lo que hacemos, y lo peor de todo es que no queremos reconocerlo.

Muchas veces perdemos la perspectiva general cuando los medios se convierten en un fin en si mismos. ¿Cuántos supuestos runners hemos conocido que compiten en entrenamientos y ruedan en las competiciones? Los mismos que en el mundo laboral deben de ser la hostia de acuerdo a lo que cuentan de si mismos. El running, para ellos, es cruel, porque les desnudan cruelmente. No tienen a nadie que tire de ellos, ningún amigo que les cubra sus vergüenzas.


Dicho todo esto, todo el mundo conoce a algún encantador de serpientes que eleva a categoría la anécdota, que su visión no va más allá del próximo cierre mensual, que sigue las tres máximas de Homer Simpson: “No digas que fui yo”, “Cuando llegué ya estaba así” y “¡Bien dicho jefe!”, que andan quejándose de lo que trabajan (y, precisamente, el día que te quedas tarde tiene que irse antes) o de los gastos que tiene. Todo esto justificando su posición en el Pensamiento Positivo, Porque ellos lo valen.

Al final, y nunca mejor dicho, antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. Y yo soy de los cojos.

3 comentarios:

  1. Muy buena entrada Jose, lo bordas.

    Aparte de educar al ojo en la distancia, igual no vemos la letra de los libros bien pero sabemos que de aqui al siguiente palo hay 107 metros y que para llegar a casa te va a faltar distancia educamos la vista para detectar melones como los que describes.

    Total, ahora todo el mundo corre, hace triatlones o peor...juega al padel (o como demonios se escriba).

    Un abrazo crack!

    ResponderEliminar
  2. Tiempo sin pasarme por aquí!!!
    Excelente entrada!!! :-) y lo peor es que son unos bocazas que les gusta ir hablando a todo el mundo de sus hazañas como si fueran los entrenadores de Lance Amstrong! en fin, de todo hay ...
    Por cierto, mucha suerte en París!!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! y gracias por pasarte por aquí tb

      Eliminar