jueves, 7 de marzo de 2013

Doblete en la Quinta de Los Molinos


Una de las cosas que más me gusta de “mi barrio” es que se puede hacer más de medio maratón sin repetir recorrido saltando de parque en parque como la ardilla ésa de Estrabón que recorría la Península desde Tarifa a los Pirineos sin bajar al suelo. Entrecomillo “mi barrio” porque los parques abarcan los distritos de Hortaleza, Barajas y San Blas. Si alguna vez abren el Parque Forestal de Valdebebas (al que se accedería por IFEMA y Las Cárcavas) seguro que sale un maratón.

El domingo salí a rodar a las ocho y media, que después queríamos salir con las bicis y la única forma de que dé tiempo es salir pronto; al fin y al cabo en casa madrugamos “más que el hambre” y a partir de las 7:00-7:30 cualquier hora es buena para un “Papá, dormir no quiero”.

Yendo por Villarrosa, por el Parque de Los Llanos (Silvano), Juan Pablo II (al lado del campo de rugby del XV de Hortaleza), y el Pinar de Conde Orgaz (ése que une Arturo Soria con Barajas) ya salen diez kilómetros fácilmente. Después se puede pasar por el puente sobre la A-2 para entrar por una puerta clandestina a la Quinta de Los Molinos (o bien se puede bordear y entrar por la principal), uno de esos parques semidesconocidos en Madrid que estos días vive uno de sus momentos de esplendor. Y es que los almendros están floreciendo.

El parque presenta ahora una belleza tan espectacular como efímera. EL domingo aún se percibían muchos capullos en forma de bulbo (los otros andan solos), pero ya se ven muchísimas flores en los árboles. Además hay un intenso olor a miel que rodea el ambiente desde varios metros y que te hace disfrutar aún más de la carrera o del paseo.

Con sus 25 hectáreas salen unos pocos kilómetros de carrera. Justo al lado está la pista municipal de atletismo de Suances, con un tartán todavía en unas condiciones estupendas (me temo que con los recortes no aguante mucho).

Después de salir de la Quinta continué por el resto del Pinar hasta la Alameda de Osuna donde me di cuenta de que llevaba quince kilómetros y que tenía que elegir entre entrar al Capricho o volver por el JC1, decidiéndome por la última opción. El isquio se me estaba cargando otra vez y no quería correr tanto. Salvo el ultrarodaje de 28-30 kms, rodar más de 20 kms no aporta mucho y aún me quedaban cuatro kilómetros hasta casa.

En total 19 kms a 5:16 con parciales casi clavados y 141 ppm (desde el km 5 a 142ppm al 19 a 148ppm). Mi ritmo de maratón aún debe ser un poco más lento, pero el camino es éste. Dadas las molestias y que no estoy haciendo apenas trabajo de calidad ya no me planteo bajar de 3:45 sino simplemente disfrutar y cruzar la meta con los enanos, que de eso se trata al fin y al cabo.

¿El doblete? Recién llegado a casa y ante una incipiente insurgencia de los enanos los dejamos sin bicis y nos fuimos a La Quinta; al fin y al cabo los almendros duran tan poco que hay que aprovechar. Eso sí, antes de entrar nos metimos en la pista de atletismo de Suances a darle cuatro ó cinco vueltas. Los enanos segregaron endorfinas para el resto del día “preparadoslistosya” y al parque. Se pasaron toda la mañana encontrando dientes de T-Rex y plumas de Pteranodones, y los paleontólogos sin darse cuenta.

Por cierto, que por La Quinta se puede ir en bici pero hay que tenr cuidado con la bici. Algunos no se enteran que siguen estando en un parque donde hay prioridad peatonal y aún así parece que se están jugando el oro de MTB en la modalidad de descenso.

Al final me salieron 19 kms en carrera, otro en pista más el paseo de tres kilómetros.

Del resto de semana pre-MAPOMA poco reseñable salvo una carrera bajo la lluvia por Villarrosa. No me acordaba de lo “duro” de las cuestas de este parque de un kilómetro de perímetro. Entre el barro, las cuestas y el ritmo tuve que dejarlo en el km8 (de todas formas hubiese tenido que dejarlo en el 10).

9 comentarios:

  1. Buen entreno si señor!!! Yo soy de las que piensa que si estas entrenando como lo haces, los tiempos llegan solos. La Maratón es una prueba super exigente, son tantos kms que ya no solo depende de ti, hay un factor suerte con el que a veces no contamos que nos puede mandar todo al traste. Mejor salir a disfrutarla, dandolo todo como siempre pero que el no rebajar 20 segundos nos impida saborear el momento.

    ResponderEliminar
  2. pues sí; siempre va a haber alguien q corra más. Sólo el terminar es u logro y si se disfruta durante 3 ó 4 horas, mejor

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, ja qué bueno lo de los capullos.
    ¡Qué suerte tener tantos parques cerca! Eso es vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desde luego q es una suerte. "Menudo problema" tener q elegir entre varios parques a los q ir en bici.

      Eliminar
  4. Compañero, mi barrio es tu barrio pero nunca me he cruzado con un tio vestido de Spiderman. No se como tienes valor de salir un domingo por la mañana con la cantidad de borracho-capullos que hay por la calle.

    Pd: volviendo al tema Spiderman algún día te contare por qué llamamos asi a un compi del curro...es acojonante pero no tiene desperdicio el friquismo de la gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que tu no tienes niños, amigo. Se entrena cuando se puede, cuando te dejan,... No siempre cuando te apetece. Un abrazo a ambos!

      Eliminar
  5. je, je, gracias. Lo de correr por la mañana el fin de semana es más una autoimposición q otra cosa. Estando despierto desde bien temprano es lo mejor q se puede hacer para tener tiempo después. Y sí, se ven muchos q están de retirada y sus efectos en forma de litronas/botellón.

    ResponderEliminar
  6. ¿Con los ritmos que sueles llevar y dejas de plantearte bajar de 3:45? Yo no acabo de entender mucho esto de los ritmos de entrenamiento y de maratón, y quizá tenga poca experiencia, pero me da que no te costaría mucho.

    ResponderEliminar
  7. es ese dolor (tal vez pisosomático) cuando voy rápido. hoy, lloviendo a manta, he ido de p.m., disfrutando como pcas veces. doce kms a 5:00

    ResponderEliminar