viernes, 30 de mayo de 2014

Primera incursión en la montaña

El domingo pasado hice mi primera incursión en lo que pienso que es un trail de cara a mi bautismo de fuego del día 14.

Intenté salir “pronto”, pero no fue hasta las 08:30. Craso error. Porque en la montaña hay que estar cuando la abren Un error menor fue que hasta donde empezaba de verdad el sendero había dos kilómetros: antes, terreno urbano y asfalto. Más errores… el calzado: pensaba que las botas de trekking era suficiente pero no contaba con que son pesadas para correr, son demasiado impermeables y la suela se gasta más que los neumáticos de agua de un F1. Ah, se me olvidaron los bastones que me había dejado Óscar.

Obviando todas estas cantadas (preludio de la de Iker), el resto creo que me salió bien. Mochila con el peso estimado de lo que llevaré. Hidratado. Con alimentos. Corriendo cuando se podía y caminando cuando picaba par arriba. Y el pulsómetro configurado con frivolidades como la altura o la inclinación.

La previsión era de sol, nueves, lluvia, viento y meteoritos  (por predecir que no quede), por lo que llevaba de todo.

Me metí por un sendero que descubrimos hace un par de semanas y que se mete por un robledal que está ahora frondosísimo; tanto que hacía hasta frío. Partiendo de 1.200 metros enseguida me planté en los 1.400 con la flora cambiando casi por completo. Cuando más picaba el terreno salí a una pista que va desde Hontanares hasta Riofrío y Riaza y decido seguirla. Camino rápido, 6-7 kmh, con un perfil del 6-7% y corro en los falsos llanos. De vez en cuando hay que vadear  algún arroyo que con mis botas parezco un basilisco.

Prosélito de los trails con sus botas goretex pasando por un arroyo

Llego a Hontanares en medio de olores intensísimos a primavera acentuados porque estaban talando unos pinos; es lo que tiene madrugar. Aún no son las 09:15 y casi he llegado a mi objetivo, el mirador de Piedras Llanas a un kilómetro escaso y cien metros más de desnivel que los cubro dignamente.

Voy a un ritmo bastante más alegre del que me esperaba. Disfrutando del paisaje, de los olores y sobre todo del silencio. Y es que siempre hay un hortera con el Máxima FM en cualquier sitio a partir de las 11:00. O un “me aburro” o un “el tata me ha pegado” o “hay una mogggca” (así en madrileño).

Voy tan bien que incluso puedo hablar por teléfono sin parecer Golum. Y ”corono” después de ocho kilómetros en un mirador desde el que se entiende la expresión de "Ancha es Castilla". Toca volver, que son las 09:30. Llego nuevamente a Hontanares y busco el sendero que baja a Riaza… pero un río baja por él: no way, mate. Como seguro que me pierdo por el camino de ida tengo que bajar por la carretera, una de las más bonitas que he visto porque se va literalmente por un túnel de robles.

Sin caer en la “trampa” de correr en las subidas pronunciadas llegué a casa después de 15 kms y casi 500 metros de desnivel. Sé que es muy poco y que me queda poco margen de maniobra. Para el domingo que viene le tengo echado el ojo a un cortafuegos con ojos golosones que hará que haga unos mil metros de desnivel con dos ó tres subidas.

Y por  la noche prolongamos nuestra semana deportiva con la final de la Champions. Siendo más merengue que Bernabéu un pelín de amargura me quedó. Y es que mi hijo mediano es colchonero. Sí, como el del anuncio. Y, claro, en una final como ésta la euforia tras el gol de Ramos no puede ser completa si ves que tu hijo no lo pasa digamos bien (vamos, que las pasó putas). Menos mal que podía decir eso de “no pasa nada, la liga está ganada”. Mucha psicología, mucho el año que viene, que si la Liga son 38 partidos y la Champions 13…

Desde entonces me he comprado unas zapas de trail de verdad, unas Salomon XT-WING3 que por lo visto son un pepino y suben solas. Las he probado en Valdelatas y he comprobado que se agarran más que un chotis. Llegué muy cansado para un triste ritmo de 5:19 pero es que me metí por todas las cuestas y cortafuegos de Valdelatas.

El domingo pienso madrugar (a ver si un día puedo ganarle a mi hijo mayor, que madruga más que el hambre). También me llevaré los bastones y hasta que no llegue a los 1.000 metros no lo dejo.

El Pilates al que no pude ir lo he sustituido por GAP. No, aún no voy con las medias de rejilla, pero todo se andará :D!! en serio, es un ejercicio súper-cañero. Se hacen las abdominales que normalmente no se hacen por falta de ganas, para qué decir que no tengo tiempo cuando siempre se puede correr un kilómetro menos. Se trabaja el glúteo que de otra forma me da pereza al igual que las sentadillas. A ver si así supero las agujetas que tenía el domingo pasado en el culo.

14 comentarios:

  1. Jajaja! ¡Cómo me río con tus entradas!
    Buena incursión a la montaña. Yo pocos consejos te voy a dar, que soy más de asfalto que las baldosas.
    A ver qué tal la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja, ja!! seguro q saldrá mejor. y con menos errores.

      Eliminar
  2. Bueno un aperitivo!!!!. La montaña es muy entretenida te pasas el tiempo haciendo fartleks, pero sin notarlo.

    Ya nos contarás esos +1000

    ResponderEliminar
  3. Mientras haya agujetas, esto marcha :P Yo no me preocuparía mucho de los ritmos. Me preocuparía más de los desniveles y del tiempo que permanezcas entrenando.

    Tenías razón, son 46 kms. Me pudo mi lado hambriento de kms.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, los ritmos no me preocupan; es la querencia, tanto tiempo pendiente de 4:45-5:15 o similar. ¿tiempo entrenando? ni tengo tanto ni puedo tanto

      Eliminar
  4. jajaja, muy bueno compañero, "hay una moggca" si es que en la montaña hay una pazzzz, como diría aquel.... "tas pillao con el monte"

    es cierto lo de los tacos de las zapas de trail, en el asfalto desaparecen como por arte de magia, esto acaba de empezar, me alegro que disfrutases compañero y sobre todo que pienses en volver, lo de lo ojos golosones ya lo dice todo ;-)

    un abrazo socio.

    P.D. Ah por cierto aquí otro que disfrutó mucho del partido de futbol ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je, je... lo de la moggca si tienes tres años tiene un pase.

      Eliminar
  5. Cuidado que la montaña engancha.
    Buen entreno.

    ResponderEliminar
  6. Lo que me gusta de los entrenos por montaña, son las paraditas para hacer fotos, sobre todo en la mitad se las cuestas !! Aprovecha ese cortafuegos que mencionas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí; ése momento en el q uno para a respirar y mira (q no ve) hacia delante es la leche

      Eliminar
  7. Jajaja, me ha encantado tu primera incursión y sobre todo, cómo la has contado! buenas zapas te has pillado, a mí me han dado muy buen resultado. Espero que sigas disfrutando así, un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. seguro. un cartelito de "Pronation" me tiene algo mosqueado. Pero bueno ni Salomon ni la tienda donde las compré dicen nada al respecto... y en internet te encuentras de todo. Además, q coño, a largo plazo todos calvos y pronadores

      Eliminar